Recorrido de un día por Marsella

recorrido por Marsella

Tras probar diversos recorridos para visitar la ciudad de Marsella, este itinerario es el mejor y el más completo que he descubierto hasta la fecha. Empezamos:

Lo mejor es empezar viendo Marsella desde lo alto, así que te sugiero subir directamente a la basílica de Notre Dame de la Garde. Si vas en coche no tendrás problemas de aparcamiento, además es gratuito. Y si vienes desde la estación de Saint Charles, has de bajar al Vieux Port y allí tomar el bus número 60 que te deja frente a la basílica. No te aconsejo hacer la cuesta a pie, a menos que te estés preparando un ironman.

Vistas de Marsella desde Notre Dame de la Garde

Después de visitar la basílica y rodearla bien para no perderte ni un solo detalle de la panorámica (Estadio Velodrome, Islas Frioul, Castillo d’If, etc) bajas a la zona del Palacio del Faro. Si vas en coche intenta aparcar en los alrededores o en el parking que está justo en frente (atención porque es bastante caro, unos 4 euros aproximadamente por hora).

El acceso al Palacio del faro y sus jardines se hace por el boulevard Charles Livon. Aunque veas una garita con vigilantes no te preocupes, que la visita es gratuita. Lo que realmente impresiona no es solamente el majestuoso palacio con sus jardines sino las exclusivas vistas al Viejo Puerto, el Fuerte de St Jean, el MuCEM con la catedral de La Major al fondo y la zona del puerto nuevo.

vistas del Vieux Port y el fuerte de St Jean

Panorámica de Marsella Después de haberte deleitado con estas vistas, el recorrido sigue por la corniche John Kennedy, pasando por la Playa de los Catalanes, el Monumento aux morts de l’Armée d’Orient et des terres lointaines hasta el Vallon des Auffes, un pequeño puerto muy pintoresco al que se accede bajando por unas escaleras.

Monument aux morts

Allí te recomiendo comer en el restaurante Chez Jeannot, justo frente al embarcadero. He estado unas siete veces y nunca me canso de repetir. Si bordeas el pequeño puerto pasando bajo el puente darás con una piscina natural. Nunca he ido en pleno verano así que no puedo afirmar si se llena o no de gente, pero no tiene pinta de que esté muy frecuentada.

Vallon des auffes Marseille

Luego deshaces el camino pasando por el Fuerte de St Nicolás hasta llegar al Viejo Puerto, hazte la típica foto bajo el espejo, párate a contemplar las vistas del puerto y ves bordeándolo entero hasta el acceso del Fuerte de St Jean que fue completamente renovado y abierto al público en 2013.

panorámica del fuerte St Jean y del MuCEMDe aquí cruzas la pasarela que conduce a la terraza del MuCEM, donde podrás sentarte en una de sus enormes tumbones a disfrutar de las vistas. Después, tomas el ascensor que le lleva al hall del museo y sales a la explanada del j4. Desde allí vas a la Catedral de la Major y tras su visita te adentras en el barrio del Panier donde puedes tomar algo en cualquiera de sus cafés. A mí me gusta bajar por la Monteé des Accoules para pasar por el Bazar de César, una jabonería situada los pies del torreón de una iglesia, graBazar de Cesar le Panier La Cagole Marseilleciosamente decorada, donde encontrarás un montón de variedades del jabón de Marsella junto a la cerveza La Cagole (que significa algo así como “choni”, cuyo logo es una chica de ropa ajustada y pendientes de aro).

Tras este alto en el camino, suelo atravesar la plaza Villeneuve-bargemon hasta llegar al Hôtel de Ville (el ayuntamiento de Marsella) clasificado como monumento histórico que se sitúa en el corazón del Vieux Port.
Llegados a este punto y para no repetir el itinerario, consejo subir por la emblemática avenida de La Canebière, tomar la rue Papere a la derecha que desemboca en el Marché de Noailles y adentrarme en lo que yo llamo “Margelia” porque a partir de aquí uno no sabe en qué país se encuentra.

Me resulta muy interesante caminar por el mercado donde se mezclan las culturas, conversaciones en árabe y en francés, olor a especias, salones de té con sus típicos dulces de frutos secos. Nunca me voy de allí sin comprar pan, bien sea su pEdificio de la Ópera de Marsellaan viennois tan delicioso y que no encuentro en Aix o sus suculentas hogazas a muy buen precio.

Después ves callejeando dirección el Viejo Puerto hasta llegar al edificio de la Opéra de Marseille y cruzar al cours d’Estienne D’Orves. En esta plaza se encuentra la sede del periódico La Marsellesa, verás un gran panel sobre una fachada. Hace poco abrieron un Hard Rock Café que está bastante bien pero también puedes tomarte un crepe (o varios) en un local que me encanta llamado La Crêperie (al fondo de la plaza) que está justo al lado del Hard Rock.

Y hasta aquí mi recorrido favorito de Marsella.

Si tienes otro no dudes en compartirlo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*