Le Petit Verdot, restaurante 100% provenzal

restaurante Le petit verdot en Aix en Provence
No intentes traducir verdot,  yo lo intenté sin éxito hasta que me enteré de que el petit verdot es una variedad de uva negra para hacer vino tinto. Nombre bien elegido, porque a parte de que el restaurante sea más bien pequeño* el vino tinto que probé era para quitarse el sombrero, y te aseguro que dos años aquí me han vuelto una snob con los sabores.
*Hablando de pequeñeces: cuidado al abrir la puerta del baño, como haya alguien detrás se lleva un portazo.
 
carta pizarra del restaurante Le Petit VerdotEl trato  es agradable, el ambiente tranquilo, el servicio lento como en todos los restaurantes que se precien en Francia, pero eso ya lo sabemos de sobra. La decoración elegante con sus cortinas rojas, sus espejos y su todo en madera con originales mesas fabricadas con fragmentos de cajas de vinos.
 
Le Petit Verdot me recordó bastante al Drôle d’Endroit porque la carta te la presentan en una pizarra, véase la foto, que imaginé que cambiarían diariamente o en función de las ganas de trabajar del chef, sin embargo, por lo que he leído, no hay mucho movimiento. Aún así vi bastante variedad pese a que se centre mucho en la carne; cuatro platos de chicha frente a dos de pescado de los que sólo les quedaba uno. (El lenguado se había agotado, no me extraña).
Si eres vegetariano, no es tu sitio, si acaso un entrante de alcachofas que parece ser un plato estrella del local, un plato vegano y ya.
 
Volviendo a la carta, ármate de un diccionario o conexión a Internet porque de otra forma no vas a saber qué llevan la mitad de los platos. Igual soy yo, pero a mí “gigotin”, “paquets”, “patudo” me suena a nombres de dibujos animados. Elegí un poco a ojo, jugando al descarte y acerté. 
entrante de foi gras con mermelada de naranja
Con el vino trajeron un aperitivo de crema de anchoas, creo con tomate y no sé qué más que no estaba mal. Compartimos un entrante de foie grass casero con una mermelada de naranja amarga que le iba muy bien.
 
Mi plato principal fue paletilla de ternera confitada con “jugo de carne” (¿?) y dátiles. Aquí puedes ver una foto del mejunje y otros guisos del momento. Si te gusta el pato confitado y contraste de salado-dulce esto te encantará. La segunda vez que fui, pedí un filete de atún servido con un original acompañamiento, a base de pepino aderezado que me supo muy bien. 
 
Al postre no llegué que ya basta tuve con la mermelada de naranja y los dátiles. Aunque no escuché nada que me llamara la atención o se saliera de la norma; créme brûlée, pastel de chocolate con helado, macedonia…lo de siempre.
 
Lo más importante: volvería.
7, rue Entrecasteaux 13100 Aix en Provence                   
 
www.lepetitverdot.fr                                                                                                         
 

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*