Roscón de Reyes, Galette des Rois o Couronne des Rois

típico roscón de reyes de la Provenza
Para nosotros, los españoles, comernos el roscón de reyes el 6 de enero es como los churros con chocolate las mañanas frías de invierno o las torrijas en Semana Santa, un básico de las costumbres españolas que afortunadamente aquí en Francia también se lleva.
Cuando en medio mundo los niños ya llevan más de 10 días jugando y rompiendo los juguetes que recibieron el día 25, en España y en buen parte de América Latina las criaturas ya tienen las uñas mordidas hasta el fin de la impaciencia…pero hay tradiciones que no se quieren perder. No me digas que mola más que te traiga regalos un señor con renos, a nada menos que tres reyes en camellos, con todo el misticismo y la magia que evocan…
 
Aquí en Francia al menos han oído hablar de los Trois Rois Mages y de la Epifanía, pero eso de que vean comprando papel de envolver con motivos navideños el día 5 de enero les descoloca un poco, personalmente, me da un poco de vergüenza. “Estos raros del sur” dirán…
 
Roscón de Reyes con nata
Algunos lo prefieren con chocolate pero ya es pasarse de rosca
En todo caso, una tradición que me niego a saltarme es la de comerme el roscón de reyes la víspera del 6, el mismo día de reyes y si puede ser, tirarme una semana zampando roscón, a ser posible con nata que sabe mejor. Ya bastante tengo con oler a churros en los puestos navideños del Cours Mirabeau y que sepan a rayos con azúcar.
 
Afortunadamente y sin saber cómo (y tampoco nos importa) los franceses comen roscón de reyes para celebrar la Epifanía. Así que celebremos que si vas  al súper en estas fechas encontrarás roscón, pero ¡ojo! Que no es como piensas. Venden dos tipos:
Galette des Rois frangipane
El que viene del norte de Francia: La Galette des Rois, una tartaleta de hojaldre rellena de cualquier confitura, sobre todo frangipane: la dichosa crema de almendras (que manía con poner pasta de almendras a todos los dulces…) con una figurita y un haba en su interior que quien encuentre deberá portar sobre su cabeza la corona que acompaña la galette. 

Y la más típica del sur: la Couronne des Rois, que viene a ser nuestro roscón de reyes con fruta confitada por encima (que nadie se come y suele acabar a un lado del plato o en la boca de la abuela).  Pero sin nata por dentro, es decir, más seca que la mojama. ¡Error! Señores reposteros, pongan nata a sus brioches o den un vaso de leche para acompañar o se nos hace bola al tragar!
 
Así me veo…encargando roscones con nata desde España, comprando nata montada o aprendiendo a montarla en casa. Al menos la figurita no tendré que fabricarla, que ya viene dentro.
 
¡Felices Reyes Magos! Y que te traigan muchos regalos o carbón.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*