Château La Coste, mucho más que un viñedo

bodega-Chateau-La-Coste
A unos 15km al norte de Aix en Provence, por una campestre, sinuosa y a veces peligrosa carretera se llega a Château La Coste, vasto dominio rodeado de 125 hectáreas de  viñas, robles, olivos y mucha inspiración,  que cada año va ganando popularidad gracias a la combinación del arte, la arquitectura y por supuesto, del vino.
 
La idea nació del propietario del terreno, Patrick McKillen, un hombre de negocios irlandés, que decidió unir sus tres pasiones en un sólo territorio, por ello, convocó a multitud de artistas y arquitectos de renombre mundial en 2004 para que dieran rienda suelta a sus talentos. 
 
Lo que mejor define el resultado es el contraste: La originaria finca en piedra rosada de 1682, el moderno edificio de la entrada en hormigón, acero y vidrio, diseñado por el arquitecto japonés Tadao Ando y reflejado por una piscina-espejo que además contiene una de las últimas obras de Louise Bourgeois; una imponente araña, similar a la del museo Guggebheim de Bilbao. 
Château La Coste Araña Louise-Bourgeois
La bodega, construcción de nueva generación edificado por Jean Nouvel, está abierta al público todos los días del año, pero ahora que estamos en la recta final de la vendimia es el mejor momento para visitarla ya se que puede ver el proceso de elaboración del vino con el añadido del típico aroma que dejan las uvas tras ser prensadas. Además, si puedes ir entre semana hasta podrás ver el embotellado y etiquetado. La visita a la bodega culmina con una cata de vinos y si tienes suerte puede que te pongan una variedad de quesos con mermelada y pan para acompañar.
 
Aquí se produce un 50% de vino rosado, un 25% de blanco y un 25% de tinto y he de ser sincera: he probado vinos mejores. Sin embargo, la experiencia de darte un paseo entre las viñas, el paisaje que envuelve todo el dominio ya merecen el viaje. Además, también se puede hacer una visita por la colección de instalaciones de escultura y arquitectura contemporánea que comprende el espacio como el auditorio del arquitecto canadiense Frank Ghery aquí en la foto de abajo.Château La Coste Auditorium-Frank-Gehry
 

Pese al aparente aislamiento en el que se halla Château La Coste ya se está sumando al complejo la construcción de un hotel-spa y siguen añadiendo a su colección nuevas obras de arquitectos como Oscar Niemeyer o Renzo Piano.

Si todo esto no te convence, quizás te interesen sus noches de cine de verano entre las viñas o sus conciertos de música clásica y romántica en el pabellón de Frank Ghery. Aunque para esto tendrás que esperar a que vuelva el buen tiempo.


Aquí tenéis toda la información: por cierto, las visitas guiadas, de momento, sólo se hacen en francés e inglés. Château La Coste

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*