Brunch en Le Bidule

brunch restaurante Le Bidule
Hace unos meses hablaba del mega Brunch que tuve ocasión de degustar en Le Pain Quotidien y ya comentaba que mi idea inicial era tomarlo en el restaurante Le Bidule, una brasserie de decoración vintage siempre animada por los estudiantes , abajo de la plaza de Cardeurs, pero dados los horarios, mi cita tuvo que aplazarse.
 
Pues bien, este domingo, por fin, pude hacer mi tan ansiada comparativa entre ambos brunch y la conclusión es que ambos son igual de buenos e igual de copiosos. La principal diferencia es el precio; en Le Bidule es más económico, 19 euros mientras que en le Pain Quotidien los precios parten de 22,50, en función del brunch.
 
En cuanto a la comida varían ciertas cosas, pero la cantidad y la calidad es muy similar. Sales contento y rodando.
 
Primero sirven el plato salado que hayas pedido, sea sandwich de pollo con queso cheddar, bacon, huevos y lechuga, o el bagel de salmón con queso a las finas hierbas, huevos y lechuga (hay un tercero de huevos con muffins ¿? pero aquel día no les quedaba. Según oímos decir al camarero el chef se había pillado una corgorza de órdago la noche anterior y no se había presentado a trabajar dejando a los pobres camareros en calzoncillos).
 
En segundo lugar llega el plato dulce común a los tres brunch que hay en la carta compuesto de café o bebida caliente a elección, el zumo de naranja natural, el queso fresco, la macedonia de frutas, la cookie de pepitas de chocolate (tremenda), el pancake acompañado de sirope de arce (producto canadiense 100% delicioso), las tostadas para untar con mantequilla y/o crema de cacahuete, la amiga de los lameruzos como yo , la de especulos cada vez más presente en las cocinas, la fundamental Nutella, mermelada, miel…
brunch restaurante Le Bidule
Cuando ya has dado cuenta de todo esto, o al menos lo has intentado, el festín aún no ha terminado: ¡Aún falta el postre amigos! Esto ya es de gordos en serio: nosotros teníamos a elegir entre pastel de manzana o tarta de zanahoria, aunque en el menú también venía cheesecake, para la próxima vez, seguro.

Consejos: ¡No desayunes! y mejor reserva: Lo sirven a partir de las 12h hasta las 16h y evidentemente cuanto antes llegues más habrá de todo, nosotros no reservamos y nos tocó esperar casi una hora. Aquí la web, que por cierto, necesita una actualización:
                                                         www.brasserielebidule.fr
 
Además, de sus super brunch y desayunos también sirven tradicionales comidas y cenas de las que destacan sus hamburguesas. Si hace buen tiempo, en la terraza se está estupendamente, aunque en invierno también ponen calefacción exterior. 
 
¡A comer!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*