Las Calanques, la sorpresa del Mediterráneo

Calanque de Sormiu
Ahora que el verano “por fin” ha llegado, aunque haya días en que se alterne con la primavera, es el momento de pasar de ser meros espectadores de las aguas turquesas que bañan las calanques para remojarse en ellas, o al menos, intentarlo.
 
¿Pero qué son las calanques? yo nunca había oído hablar de ellas hasta que llegué a la Provenza. Se trata de una formación geológica particular del sur de Francia, concretamente entre Marsella y Cassis,  en la que el viento y la lluvia han erosionado tanto los valles que se han formado una especie de salientes y entrantes de piedra en la costa como si fueran pequeños fiordos.
 
Desde 2012 las calanques se pueden enorgullecer de ser parque nacional y de estar protegidas, así que dependiendo de la época del año y del día su acceso puede estar prohibido. Yo aconsejo visitarlas primero en barco, desde los puertos de Cassis o Marsella para hacerse una idea de cómo son, dónde se puede bañar, pasear, ya que algunas son tan escarpadas que no pueden con ellas ni los senderistas, y ya otro día uno se echa el fardo al hombro y se aventura en alguna de ellas andando.
 
Si decides ir en barco, sea en Marsella o en Cassis, los barcos zarpan con mucha frecuencia diaria (más en verano) y los viajes duran entre 45 minutos si visitas tres 3 calanques hasta 1h50 aproximadamente si decides hacer las nueve calanques que hay en total en la zona.
 
Personalmente, me resulta más interesante iniciar el itinerario desde Cassis, primero porque las calanques están más cerca de este punto, segundo por lo pintoresco y recomendable del puerto de Cassis. Para que tengas un poco de información sobre circuitos, tarifas y horarios:
calanque de Sugiton
Si optas por visitarlas a pie, prepárate a andar y lleva un buen calzado anti resbalones y ropa anticaídas dolorosas. Conozco la calanque de Sormiu, Morgiu y Sugiton. Si, ya sé que parece el mismo nombre alternando las letras, pero cada una es muy distinta de la otra.
 
La de Sormiu es la más amplia de las tres. El agua es de una transparencia caribeña y te puedes bañar sin problemas. La calanque de Morgiu es más estrecha, tiene una pequeña zona para bañarse aunque para hacer senderismo es de las que mejores vistas ofrece.
 
Ambas tienen el acceso limitado a vehículos motorizados de 8h a 19h30 todos los días entre los meses de junio y septiembre así que vayas en bus o en coche, lo mejor que puedes hacer es llegar hasta donde más lejos te permitan y hacer el resto del camino a pie, el destino merecerá todos los sofocos y percances acontecidos durante el recorrido, descuida.
 
Por otro lado, a calanque de Sugiton sólo es accesible a pie o por mar. Lo recomendable es aparcar en el parking gratuito de la facultad de Luminy y hacer la marcha a pie de una media hora hasta el mirador que hay a la derecha de la calanque y después bajar a chapotear a una de las dos playitas de cantos rodados que tiene Sugiton. Ya estás haciéndote con unos escarpines si no quieres destrozarte los deditos de los pies.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*