Montaña Sainte Victoire

Montaña Sainte Victoire

Afortunados aquellos que tienen vistas a la Sainte Victoire desde sus terrazas.


Es la joya y símbolo del paisaje Aixois. Le da un valor extra a la región ya no sólo por su belleza sino por su fama y es que es célebre por aparecer en  muchas pinturas de Paul Cézanne quien tenía vistas a la montaña desde su taller y llegó a plasmarla unas 80 veces en sus obras (no exagero). No fue el único, otros pintores también se inspiraron en la Sainte Victoire como Picasso, Kandinsky y algunos que conozco así que no menciono.

Lo bonito es verla, lo menos bonito es subirla. Primero porque es una paliza segundo porque el paisaje desde lo alto no es tan espectacular  como podría parecer, aunque si vives en la región en alguna ocasión tendrás que subir. Es como el peregrinaje a la Meca, si eres musulmán al menos una vez en la vida has de ir. Aquí da igual lo que seas, lo mejor que la subas cuanto antes, así ya te aseguras el poder contarlo a tu estirpe venidera.
 

Hacerse la Sainte Victoire es para mí una proeza y que no me lean los Ironman que para ellos es un paseíllo rutinario…Son 600 metros de desnivel que no parece tanto, sin embargo subirla te lleva unas dos horas, medio trepando en algunos puntos y bajarla otro tanto. No te creas que es más sencillo deshacer el camino, todo lo contrario; has de fijarte bien en dónde apoyas los pies, son todo rocas y piedras inestables lo que hace la bajada menos agradable y más peligrosa.

Montaña-Sainte-Victoire
Los señores amigos de la Sainte Victoire han elaborado una serie de mapas con todas las rutas que pueden hacerse, 
aquí te dejo el enlace y como ves, hay mucho donde elegir.

Recomiendo hacer la subida lo más pronto que te permita el sueño ya que al no haber sombras te puede dar una pájara de órdago. También hay gente que la sube en noches de luna llena pero si vas equipado con luces puede hacerlo cualquier noche que te plazca, idealmente con buen tiempo, se entiende.
 
Ademas, existe un refugio en lo alto de la montaña, llamado el Priuré de Sainte Victoire (priorato) por si quieres dividir la ruta en dos, pasando la noche allí y bajando la montaña al día siguiente ya descansado. No es mala idea.
 
Lo bueno es que está todo bien señalizado y siempre hay gente subiendo y bajando, así que no tiene pérdida, a no ser que hagas la cabra montesa y te vayas por donde claramente no es. Luego no podrás decir que no lo sabías. ¡Buen paseo!

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*